Un oasis de paz oriental en la exclusividad de Kensington and Chelsea

Si alguno ha paseado alguna vez por los aledaños de Kensington High Street sabe a lo que me refiero cuando digo que es uno de los lugares más exclusivos de la capital inglesa. Rodeada de tiendas de lujo, restaurantes de categoría y lustrosas viviendas, esta avenida es una de las arterias principales de el Royal Borough of Kensington and Chelsea, el distrito más exclusivo de entre todos los habidos en Londres.

Por otro lado, y aparte de sus tiendas, restaurantes o coches de alta gama, este lugar es conocido también por albergar varios museos (ciencia, historia natural, Victoria&Albert, entre los más destacados)y embajadas (entre ellas, la española), así como por integrar dentro de sus límites al famoso barrio de Notting Hill, con su mercado sabatino y su popular carnaval.

Pero volviendo a Kensington High Street, hoy me gustaría hablaros de un lugar en los alrededores de la calle, y que se encuentra entre mis favoritos en Londres para pasar una tarde de paseo bajo el sol de la primavera que se acerca (aunque esto último, lo del sol, sea un poco difícil en Londres).

Se trata de Holland Park, y más en concreto, de sus Kyoto Gardens, una zona de jardines de estilo japonés, y que se encuentra integrada en el propio parque.

Kyoto gardens

Holland Park, que está considerado como uno de los parques más tranquilos y mejor cuidados de Londres, es también famoso por la Opera Holland Park, una especie de ópera de verano donde se representan obras durante la época estival.

El parque podría dividirse en dos zonas claramente diferenciadas: la primera, o zona sur, con jardines bastante cuidados y que también acoge un restaurante, la ya mencionada ópera o un albergue juvenil; y la zona norte, básicamente una zona boscosa con animales viviendo en libertad, y que por lo general suele estar menos concurrida.

Es aquí, en uno de los laterales de la zona norte, donde se encuentran los Kyoto Gardens, un obsequio de la Cámara de Comercio de Kyoto para celebrar el festival japonés que tuvo lugar en el año 1992. El jardín, que incluye un pequeño estanque, una cascada, diversas especies endémicas traídas desde Japón e incluso pavos reales, fue diseñado en su totalidad por expertos venidos en exclusiva desde el país oriental. Aunque como cualquier otro parque al que se vaya a pasear, el momento perfecto para visitarlo es aquel en el que haya sol y buenas temperaturas (verano o primavera por lo general), yo os recomiendo visitarlo en otoño, ya que con la caída de la hoja, los tonos ocres que adquiere la vegetación hacen que tenga un encanto mayor.

Pavos reales en Holland Park

· Y si os encontráis con sed o incluso con hambre (ya que también sirven comida), no dudéis en pasaros por The Scarsdale, un pub perfecto para los que gustan de sitios auténticos y rodearse de gente local. Para entendernos, un lugar que todavía no ha sido descubierto por las hordas de visitantes de la zona. The Scarsdale se encuentra al final de Edwardes Square, una de las primeras calles a la izquierda que encontramos tras abandonar el parque, según subimos Kensington High Street en dirección hacia Hammersmith.

 

The Scarsdale pub

 

2 Respuestas a “Un oasis de paz oriental en la exclusividad de Kensington and Chelsea

  1. Pingback: UN PASEO POR EL PARQUE | Compartimos un brunch?

  2. Qué puedo añadir a este post…me ha encantado como lo describes! Es uno de mis parques predilectos, como ya mencioné en mi post dedicado a los jardines que más me gustan.
    http://www.compartimosunbrunch.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s