Shoreditch-Southwark: el West End del siglo XVII

Si uno ha viajado en el metro de Londres, le habrá sorprendido la cantidad de publicidad relacionada con musicales, obras de teatro y demás espectáculos que allí se anuncian. Y es que a nadie se le escapa que la capital es inglesa es uno de los lugares a la vanguardia de las artes escénicas, habiéndose convertido estas representaciones en un atractivo turístico más, como lo pueden ser la National Gallery o el Palacio de Buckingham.

El West End, o Theatreland, la zona que acapara los principales escenarios, está considerado junto con Broadway en Nueva York, como un sinónimo de calidad, atrayendo cada año a unos 13 millones de personas a sus salas.

Pero aunque hoy en día el teatro de Londres se ha convertido en una mega industria del entretenimiento y generadora de riqueza para la ciudad, hubo un tiempo en que las cosas eran muy distintas. Se podría decir, que allá por el siglo XVI, las representaciones publicas no estaban vistas con tan buenos ojos.

Eran otros tiempos desde luego. Por aquel entonces, los escasos escenarios no eran más que los patios interiores de las tabernas, y más que obras teatrales, lo que allí se representaba era algo llamado bear baiting, nada menos que un oso atado a una cadena peleando contra perros rabiosos.

Bear-baiting en una taberna de Londres

Si que es cierto que se realizaban espectáculos de teatro, pero la mayoría de las veces el show se detenía debido al escándalo reinante en el local o por la intervención de las autoridades, que se mostraban en contra de cualquier tipo de espectáculo que congregara a las masas, algo para nada beneficioso en tiempos de la peste.

Con todo esto, grupos de escritores, actores y empresarios, empezaron a solicitar una legislación que permitiera este tipo de reuniones. Con el desarrollo de las nuevas leyes, las tabernas empezaron a perder sus licencias en beneficio de nuevos espacios, que estaban siendo construidos con el fin de poder representar allí las obras.

Uno de estos lugares, el pionero, fue el Red Lion, inaugurado en 1567 en los alrededores de Whitechapel, aunque más bien supuso un intento de crear una sala ya que apenas duró un año abierto.

Hay que decir que, para evitar las estrictas normas anti-teatro del consistorio londinense, estos espacios se construyeron a las afueras de la ciudad. Así, y cerca de donde se ubicaba el Red Lion, tenemos la zona de Shoreditch, y que sería considerada como el primer distrito teatral en la historia de la capital. De hecho, el primer teatro de éxito, a diferencia de su predecesor, fue el conocido como The Theatre (El teatro), y que pasaría a la historia como el primer teatro isabelino propiamente dicho. Se mantuvo activo durante 22 años, siendo desmantelado tras este periodo.

Otra sala de renombre, fue The Curtain, a escasos metros de The Theatre, y que en este caso prolongó su actividad 20 años más. A día de hoy, si uno se acerca por la zona de Curtain Road, en el distrito de Hackney, podrá ver sendas placas conmemorativas de lo que fueron The Theatre y The Curtain.

Placa ubicada en el emplazamiento original de The Theatre

Así como Shoreditch, otra zona donde comenzaron a surgir un buen numero de teatros fue al sur del río, más concretamente en el área de Southwark. Aquí destacamos The Rose, el primero de todo ellos, The Swan, y especialmente The Globe.

The Globe fue el teatro con mayor aforo de los construidos en la época y su popularidad se debía, principalmente, a que se trataba de una sala propiedad de la compañía de Shakespeare, conocida como Lord Chamberlain’s Men, una de las más populares. The Globe fue construido con los materiales sobrantes del desmontaje de The Theatre, y siguiendo los parámetros de la época, esto es, con forma hexagonal y con balcones a distintos niveles, como si se tratara de una corrala.

Interior del Shakespeare's Globe

El teatro fue cerrado en 1642, aunque una replica del mismo, llamada Shakespeare’s Globe, fue inaugurada en 1997 a poca distancia de su emplazamiento original.Sin embargo, en los alrededores de Park Street se puede ver una placa recordando el lugar donde se encontraba el primer The Globe.

Hoy en día el Shakespeare’s Globe representa obras de manera regular, salvo durante los meses de invierno, ya que el teatro, emulando a los del siglo XVII, carece de techo o cubierta. Aunque a priori pudiera parecer como una buena experiencia el visitarlo (que sin duda lo es), os aviso que las obras que allí se representan, suelen ser por lo general en inglés antiguo, con lo que se requiere algo más que un buen nivel de inglés para entenderlas. De todas formas, puede ser una buena opción si lo que se quiere hacer es algo distinto, y, porque no, ahorrarnos unas libras de lo que sería una entrada para cualquiera de los espectáculos del West End.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s