Leyton Orient: El club de las 5 libras

Una semana más, volvemos con nuestra serie sobre equipos de barrio londinenses. Serie que, una semana más, valga la redundancia, nos lleva de nuevo a la zona Este de Londres para conocer un equipo de menor entidad que los anteriores, pero con una historia igualmente fascinante: el Leyton Orient F.C.

Este equipo, fundado a partir de un club de críquet (el Glyn Cricket Club) allá por el año 1881, es también uno de los más antiguos de la ciudad de Londres, siendo de hecho, el más antiguo de los que compiten en la Football League (cualquier categoría por debajo de la Premier League, que sería la división equivalente a la Primera española, está englobada dentro de la Football League, que por otra parte es la competición de fútbol más antigua del planeta).

Aunque conocido como Clapton Orient en sus comienzos, el equipo se trasladó a la zona de Leyton, de donde hereda su nombre. No obstante, y para reforzar sus lazos con la ciudad de Londres, el escudo está formado por dos dragones enfrentados, que antaño se creía eran los guardianes del Támesis, y aun hoy se pueden ver en diversas estatuas repartidas por la City.

Escudo del Leyton Orient

Una de las historias que más orgullosos hace sentir a los hinchas del Orient (comúnmente conocidos como “Los O’s”), es la que nos lleva a los tiempos de la Primera Guerra Mundial. En aquellos días, casi toda Europa se enfrentaba en la que fue la primera gran guerra conocida, y el Reino Unido, como otros, hizo un llamamiento a sus hombres para que fueran a luchar al frente. La respuesta del Leyton Orient (Clapton Orient por aquel entonces), fue inmediata, conformando la mayor concentración de todo el país, en lo que a plantilla, cuerpo técnico y directivos de un club se refiere. Todos ellos, formaron el 17º Batallón de Middlesex, popularmente conocido como el “Regimiento de los futbolistas”. Finalmente, tres de sus componentes perdieron la vida en la Batalla del Somme, y otros muchos resultaron heridos de consideración. Desde entonces, numerosos han sido los homenajes a los miembros del club, así como los viajes de la plantilla al mismo Somme para así recordar a sus héroes. De hecho está previsto un nuevo viaje este mismo año, para así inaugurar un monumento conmemorativo en la zona.

Imagen de una lápida correspondiente a un jugador fallecido en la batalla del Somme, con el escudo del Orient en primer plano

Guerras y dramas personales aparte, el Leyton Orient no ha sido un equipo caracterizado precisamente por una regularidad de resultados, lo que le ha mantenido en divisiones inferiores durante casi toda su historia. Sin embargo, las eliminatorias se le dan algo mejor. Sonada fue, por ejemplo, su eliminación del Chelsea de la FA Cup en el año 78, tras ganarle por 2-3 en su propio estadio. Esta victoria, coincidió con el periodo de máxima irregularidad del equipo, llegando a jugar hasta en tres divisiones distintas en un lapso de cinco años. Tal trayectoria, motivó de forma indirecta el exitoso album “Variations” de Andrew Lloyd Webber, quien se proclama seguidor del Orient.

Pese a todo, el club nunca se ha visto tan al borde del abismo como cuando, en 1995, el por aquel entonces presidente, Tony Wood, se vio obligado a poner en venta el equipo por la ridícula cantidad de 5 libras esterlinas, tras la bancarrota sufrida por su empresa cafetera en Ruanda. Barry Hearn tomó en su lugar las riendas, y desde entonces los O’s disfrutan de una estabilidad propia de un club con su historia, e incluso entraron en la puja para quedarse como inquilinos en el estadio olímpico tras la celebración de los juegos, aunque el West Ham parece como el mejor posicionado para llevarse el gato al agua.

Laurie Cunningham, primer ingles en vestir la elástica del Real Madrid, se crió como jugador con los O´s

Aunque sea en su estadio de siempre, el “Matchroom Stadium”, esperemos que el Leyton Orient siga dando sorpresas de esas que hacen tan atractivo a este deporte.¿La última? Un empate a uno en casa en la ida de los cuartos de final de la FA Cup contra el Arsenal, gracias a un gol en el minuto 90 obra de Jonathan Téhoué. Se prometió a los jugadores un viaje a Las Vegas en caso de obtener un resultado favorable en ese partido, y el equipo no dudó en darlo todo para así conseguir el premio, y, de paso, cerrarle la boca a Arsene Wenger quien días antes del partido afirmó no haber oído mucho sobre el Orient, concediéndole pocas oportunidades de cara al encuentro. Pocos minutos después del gol de Téhoué, el tema “Viva Las Vegas” atronaba por la megafonía, despidiendo así a los gunners en su camino al vestuario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s