Londres y la moda: cómo empezó todo

Que Londres es una ciudad a la última en lo que a tendencias se refiere nadie lo discute. Junto con París, Nueva York o Milán, la capital de Inglaterra está reconocida como una referencia mundial de la moda. Y no solo eso. Porque cuando se habla de tendencias, el término engloba bastante más, refiriéndose así mismo a la música, el arte, y en general a cualquier otra disciplina o campo que se muestre en continua evolución.

Y como todo en esta vida, Londres ha tenido sus altibajos, llevando la voz cantante y siendo el referente a veces, o mostrándose un poco a verlas venir en otras ocasiones.

Por eso hoy quiero fijarme en la que podríamos denominar como la edad de oro de la capital, el conocido como “Swinging London” (que se traduciría por algo así como “el vibrante Londres”), y que comenzó a principios de los años 60.

Hasta aquel entonces, las capitales mundiales de la moda habían sido, París primero, y Nueva York después, ya que el estallido de la Segunda Guerra Mundial provocó que los creadores parisinos abandonaran el país, siendo la Gran Manzana su lugar de acogida.

Tras la guerra, el pesimismo reinaba en la mayor parte del continente europeo, y las islas británicas no eran una excepción. Sin embargo, algo se empezaba a desarrollar en las entrañas de Inglaterra, ya que como casi siempre, los jóvenes (impulsivos y llenos de ambición), aquellos nacidos durante la guerra (entre los años 1939 y 1945), decidieron dar un paso adelante y demostrar que su generación no iba dejarse llevar por el depresivo ambiente que les rodeaba.

Fue así como dio comienzo lo que los americanos llamaron “Invasión Británica”, una explosión musical procedente de las islas y que tuvo como protagonistas a muchas de las mejores bandas de la historia: Los Beatles, The Rolling Stones, The Who, The Kinks y muchas otras, que se llevaron de un plumazo las nubes negras del horizonte inglés y supusieron el pistoletazo de salida para lo que se conoció como “Swinging Sixties” y de manera más local “Swinging London”.

Tanto la denominación de “Swinging Sixties” como la de “Swinging London”, surgieron a raíz de la creación de una emisora de radio pirata, conocida como Swinging Radio England, y que emitía de forma fraudulenta desde el Mar del Norte.

Todo este panorama musical tan arrollador, trajo consigo una revolución cultural que afectó a todos los estratos artísticos y sociales, con la londinense calle de Carnaby Street como epicentro. Fue aquí donde empezaron a florecer, desde mediados de los 60, numerosas salas de conciertos y tiendas de ropa que atrajeron tanto a músicos como a diseñadores, así como a mods y hippies de todo el continente.

Una de las más reconocidas, y seguramente más icónicas diseñadoras, considerada el máximo referente de aquel Swinging London de Carnaby Street y que tuvo un papel clave en el desarrollo de la cultura mod, fue la diseñadora Mary Quant (con su mundialmente conocida creación: la minifalda), quién regentó una tienda en la calle. Otra de las habituales por las boutiques de Carnaby Street, e icono de la moda en los 60, fue la modelo Twiggy, también conocida como la “Reina del mod”. Por aquella época, Twiggy, junto con otras populares modelos, se dejaba ver por las páginas de Queen, el magazín trendy por excelencia.

Imagen sacada de la revista "Queen" y que muestra a Twiggy con un diseño de Mary Quant

Así mismo, la apertura de varias salas de conciertos acercó a Carnaby Streer a muchas de las estrellas del momento. Tal es el caso de Marquee Club, un legendario local donde, por ejemplo, los Rolling Stones ofrecieron su primer concierto.

Placa conmemorando la actuación del batería de The Who, Keith Moon, en el ya desaparecido Marquee

Otros símbolos asociados a este movimiento, fueron el Mini-Cooper o la Union Jack, la bandera del Reino Unido y que se convirtió en un referente para diseñadores, músicos y artistas que no dudaban en mostrarla orgullosos tanto en sus creaciones como en conciertos. Una especie de sentimiento patriótico que se vio reforzado por la conquista, por parte de la selección inglesa, del Mundial de Fútbol del 66.

No obstante, y como todas las modas, pasajeras, Carnaby Street tuvo su ocaso. Éste, coincidió con el cambio de década, y parecía llevarse consigo el espíritu del Swinging London.

Sin embargo, lejos de allí, otra calle estaba dispuesta a tomar el testigo. Se trataba de King’s Road, donde, y como sucedió años antes en Carnaby Street, la gente del mundo de la moda decidió reunirse y abrir varios locales donde exponer y vender sus creaciones. De hecho la mismísima Mary Quant contó con su propia tienda en el año 58, pero ante la pujanza de Carnaby Street decidió mudarse.

El primer local y pionero en esta localización, fue Granny takes a trip, considerada también la primera tienda de moda psicodélica de Londres, algo más acorde con los nuevos sonidos que trajo consigo la década de los 70. Siguieron sus pasos muchas otras como Mr. Freedom o Alkasura.

Psicodelia pura: Granny takes a trip

Aunque sin duda el mayor exponente de la moda en King’s Road fue la boutique de Malcolm McLaren y Vivienne Westwood, llamada Let it Rock primero y SEX después.

Rápidamente, y tras su inauguración en 1971 (aunque con el nombre de SEX desde 1974), la tienda se convirtió en centro de peregrinación tanto para los nuevos artistas que surgían en la ciudad (David Bowie, Sex Pistols…) como para aquellos que venían del otro lado del Atlántico y que traían consigo las “semillas” de aquello que con el tiempo germinó y se desarrolló dando lugar al movimiento punk (New York Dolls, Iggy Pop,…). Con el tiempo SEX, pasó a considerarse todo un símbolo de aquella contracultura y que definió el vestir de toda una generación de artistas punk, convirtiendo a su diseñadora, Vivienne Westwood, en toda una abanderada de este movimiento. No en vano no hay que olvidar que su compañero McLaren fue representante de los New York Dolls, para más tarde serlo de los Sex Pistols.

Entrada a SEX

Estos fueron sin duda los mejores años de King’s Road, pero la súbita muerte del fenómeno punk a principios de los 80, se los llevó consigo. Esto significó así mismo, el fin del Swinging London iniciado hace 20 años en Carnaby Street, y que colocó a la ciudad a la vanguardia de la moda y música mundiales.

Esta historia, nos muestra como la ciudad de Londres irrumpió en el panorama mundial, demostrando ser un referente cuando se habla de tendencias. A día de hoy, la ciudad, vibrante y dinámica, se muestra como un crisol de estilos, vanguardias y, en general, de formas de ver la vida de lo más variopintas. Todo ello, gracias en parte a la multitud de nacionalidades que en ella cohabitan y que hacen que la ciudad se mantenga firme como uno de los puntales de la moda en el planeta.

4 Respuestas a “Londres y la moda: cómo empezó todo

  1. Muy interesante y super bien documentado!!

  2. Felicidadesssssssssssssss!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s