Ampliando horizontes

Una de las cosas que más me gusta de la ciudad de Londres, es que me ofrece la posibilidad de degustar productos, conocer culturas y vivir experiencias propias de lejanos países y que de lo contrario me costarían varias horas de vuelo y una “ligera” sacudida a mi cuenta bancaria.

Como tiempo casi no tengo, y dinero cada vez menos, me alegra saber que muchos de esos lugares se encuentran a la vuelta de la esquina. Eso sí, viendo los precios del transporte aquí en Londres, quizá no es tontería empezar a plantearse un viaje de verdad al destino original.

Chascarrillos aparte, y volviendo al multiculturalismo londinense, otra de las cosas que suele venir de la mano del mismo, es la posibilidad de conocer personalidades de lo más variopintas y gente realmente interesante.

Bien, pues todo esto me pasó el pasado Domingo. Porque además, cuando digo que me alegra saber que cierto lugar está a la vuelta de la esquina, ese “saber” tiene una connotación un poco ambigua, ya que si muchos de estos rincones son desconocidos es por algo.

En mi caso, descubrí el sitio del que os voy a hablar en un instante gracias al blog de una chica francesa que por cierto, está en el top 3 (por no decir más) de los blogs escritos por franceses sobre Londres. Aquí os dejo el link por si queréis echar un vistazo(lo tenéis en inglés y en francés, la tía se lo curra):http://teatimeinwonderland.co.uk/. Una vez leído su post, decidí pues desplazarme hasta Westbourne Park para comprobar in situ si el lugar en cuestión valía tanto la pena, y, por lo tanto, difundir la palabra entre todos mis seguidores.

Y desde luego que no quedé defraudado. El lugar se llama Teanamu Chaya Teahouse, y es, básicamente, un salón de té chino. Eso simplificando. Porque de lo que de verdad se trata es de un salón de té elaborado artesanalmente por Pei Wang, un auténtico connoisseur del mundo de las infusiones orientales, y que os iniciará en el ritual de la preparación, servido e ingesta de un té chino como mandan los cánones.

Situado en los bajos de un adosado, en una zona increíblemente tranquila para encontrarse a un par de minutos de Portobello Road, el salón es pequeño, construido en madera y bien cuidado, con una cocina integrada en el mismo. Las dimensiones del salón, que permite un aforo más bien limitado, forman parte de la idea de un servicio completamente personalizado y que es la característica principal de este negocio, en contraste con la atención más bien artificial dispensada en muchos establecimientos de cualquier gran ciudad.

Vista parcial de Teanamu Chaya Teahouse

Porque aquí no solo se viene a tomar té. Se viene a charlar, a aprender y, en definitiva, a pasar un rato agradable.

Volviendo a mi experiencia, reservé (es obligatorio reservar dado el reducido aforo) mesa para las cuatro y media del pasado Domingo. Mesa para dos, pues en esta ocasión me acompañó mi novia. Pese a las eternas obras del metro, logramos llegar a tiempo. Allí nos esperaba Charles, un colaborador y amigo de Pei, quien nos ofreció la carta y nos invitó a echar un vistazo. A los pocos minutos llegó Pei, quien, después de presentarse, comenzó a sugerirnos distintos tipos de té preguntándonos por nuestro estado de ánimo. Ésta es una de las cosas quizá más interesantes, ya que, tras decidir cual es el más indicado, Pei lo elabora en exclusiva para ti, añadiendo distintos aromas que lo convierten en una infusión totalmente personalizada. En mi caso, opté por un té vintage del año 98 llamado Emperor Pu Erh.

Tras prepararlos, Pei acudió a nuestra mesa con un set bastante llamativo de tazas, jarras, teteras y demás inventario, para así proceder a explicarnos en qué consiste el ritual relativo al servido e infusión del té chino.

No os voy a explicar aquí de que va, porque sería largo y creo que leído es poco atractivo. Sin embargo, os invito a que os paséis ya que, pienso, merece la pena.

Como eran las cinco y había algo de hambre, pedimos algunos aperitivos y es aquí donde Pei da rienda suelta a su creatividad ya que, y rompiendo completamente con los clásicos, inventa sabores imposibles y combinaciones de lo más chocantes. Como por ejemplo, una de las mejores cosas que probé aquella tarde y que consistía en un helado de Miso sobre una base de ¡alubias! Azuki, algo que jamás se me habría ocurrido.

Por lo tanto, lo que a priori iba a ser una visita fugaz para ver si el sitio valía la pena, se convirtió en más de dos horas disfrutando del té y charlando amigablemente con Pei Wang, un auténtico enamorado de su trabajo y que no tendrá reparos en aconsejarte e instruirte en el mundo del té.

Es más, de hecho, el mismo Pei ofrece clases de degustación y de cocina con té, así como jornadas de meditación a través de su página web.

Por lo tanto, y para todos aquellos amantes del té, algo diferente en el país que se auto proclama como el mayor consumidor de té del planeta. Solo que en este caso, lo verdaderamente interesante (algo que un inglés no aceptaría), es que nos apartamos del dichoso Earl Grey y del popular Afternoon Tea con sus scones y sus pastries. Ampliar horizontes, que lo llaman.

Teanamu Chaya Teahouse
Coach house 14A
St luke’s road (lancaster road)
Londres W11 1DP

Más información, reservas y cursos: http://www.teanamu.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s