Aquel “no” que escoció a América

Tenía que ser en Londres. Y es que los americanos, acostumbrados desde hace ya varias décadas a campar a sus anchas por el mundo, no aceptan fácilmente un no por respuesta.

Es por eso que cuando esto sucede, es decir, cuando la negativa de un país, persona o colectivo a sus exigencias se mantiene firme hasta el final, el hecho en si se convierte en algo de lo más excepcional. Eso cuando no desemboca en una guerra o conflicto de similares características.

En este caso la historia tuvo un final feliz, si por ello se entiende que no llegó la sangre al río.

Corrían los años 40, y los estadounidenses, tras varios años de peregrinaje por distintas localizaciones londinenses, decidieron buscar un nuevo emplazamiento para su embajada en la capital del Támesis. Tras varios años de búsqueda, el lugar elegido fue Grosvenor Square, una plaza ubicada en el barrio de Mayfair, entre las calles de Piccadilly y Oxford Street. El único impedimento, a priori, era que el sitio en cuestión estaba ocupado por un bloque de viviendas abandonado, por lo que tendrían que demolerlo para luego poder construir la embajada sobre ese suelo. Para ello, pidieron permiso al Duque de Westminster, propietario de las tierras, quien aceptó sin poner impedimento alguno. Aunque estos llegarían más tarde.

La embajada de E.E.U.U. en Londres

Algo que sucedió cuando los americanos quisieron comprar dichas tierras al Duque, cosa a la que el aristócrata se negó en rotundo. Para que nos entendamos, el Gobierno norteamericano, con embajadas repartidas por todo el mundo, compra los terrenos donde se van a ubicar las mismas, convirtiéndose así en dueño legítimo de su propiedad. Algo que nunca representó un problema hasta que se toparon con el Duque de Westminster. Y no por alguna fijación especial contra sus vecinos del otro lado del charco, sino simplemente porque la familia Grosvenor (que es precisamente el apellido de este linaje) nunca vende ninguna de las muchas tierras que posee.

Por eso, tras varios intentos frustrados ofreciendo sumas cada vez más mareantes, nuestros amigos yankees llevaron el litigio un poco más allá, en concreto, hasta el Parlamento inglés quien lo llevaría a debate. Lo que no sabían los americanos es que los Duques de Westminster son una de las familias más poderosas de las islas (no obstante, son dueños de casi todo Mayfair y Belgravia, y, al que eso no le diga nada, que eche un ojo al precio de los alquileres en la zona), con lo que dicho de debate se convirtió en un mero trámite entre “amigos”.

Tras esto, y con un poco de sorna para ser sinceros, el Duque de Westminster propuso a los americanos un quid pro quo, mediante el cual cedería los terrenos de Grosvenor Square, siempre y cuando los americanos devolvieran a la familia los terrenos arrebatados a la misma durante la Guerra de Independencia Americana. Vamos, que por un trocito de tierra en el centro de Londres, habrían perdido casi todo Maine y el estado de Nueva York. Ni que decir tiene que los americanos nunca aceptaron, con lo que se tuvieron que conformar con un contrato de arrendamiento de las tierras con una duración de 999 años.

Contrato que, por otra parte, nunca llegará a vencer pues desde hace tres años, el Gobierno americano ha estado debatiendo la posibilidad de mudarse a otra zona. Finalmente, el barrio de Nine Elms ha sido el elegido, aunque la construcción del edificio no comenzará hasta finales de 2012 para ser ocupado previsiblemente hacia el 2017.

Mientras tanto, y antes de que esta historia se convierta precisamente en eso, en historia, la ciudad de Londres (con el Duque de Westminster a la cabeza), puede presumir de haber plantado cara a los americanos, privándoles de la propiedad de su embajada, haciendo de ésta la única que no poseen en todo el globo. Además, sin que esto derivara en conflicto, algo que, y viendo como está el mundo, no es poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s