Héroes de andar por casa

Cerca de la estación de metro de St. Paul’s, se encuentra uno de esos rincones que suelen pasar desapercibidos incluso para las gentes de la zona, en este caso, trabajadores de la City bien trajeados y de imagen impecable. Bueno, eso hasta que cierren la oficina y se dirijan en procesión a los pubs de la zona, momento en el que los mismos presentarán un estado excepcional de abarrotamiento y al que he decidido denominar como la “hora pinta” (sí, es un juego de palabras facilón con la expresión “hora punta”). Por lo tanto, entre el estrés de por la mañana y el ciego de por la tarde, es normal que pasen por alto cualquier detalle o lugar interesante que les rodee.

Brokers y traders aparte, y volviendo a lo que os comentaba al principio, el sitio en cuestión se llama Postman´s Park, un pequeño parque situado justo debajo de Little Britain Street. El parque, aunque bonito, no sería de gran interés de no ser por el Watt’s Memorial, también conocido como Memorial to Heroic Self Sacrifice, un monumento realizado en honor de aquellos y aquellas que sacrificaron sus vidas para salvar las de otros, y que, de no ser por este hito, se habrían perdido en el anonimato.

Postman´s Park fue inaugurado en el año 1880, en lo que había sido un cementerio en los jardines de la iglesia de St. Botolph’s Aldersgate. Como en aquella época, y dada la escasez de camposantos, a los muertos no se les enterraba en un hoyo sino que se les tumbaba en el suelo y posteriormente se les cubría de tierra, el nivel del parque está algo más elevado (alrededor de medio metro) que el de las calles colindantes.

Veinte años después de la inauguración del parque, y a petición de George Watts, un escultor londinense, se inauguró el monumento que lleva su nombre.

Sin embargo, lo que en principio pretendía ser una obra colosal, se quedó en un proyecto que, aun a día de hoy se muestra inacabado.

Inicialmente, Watts propuso construir una mega estructura de bronce en Hyde Park en la que sucesivamente se irían incluyendo los nombres de los distintos héroes mediante placas con azulejos. Tras ser rechazado varias veces, su proyecto se vio reducido a un porche de madera, el cual daría cobijo a 120 placas en honor a otras tantas personas.

Nada más lejos de la realidad, ya que hoy, 111 años después de la inauguración del monumento, solo se han instalado 54. El problema, vino tras la muerte de George Watts, momento en el que su viuda, Mary Watts, cogió el testigo.

Hasta 1904, año de defunción de Watts, solo se habían colocado 4 placas. Dos años después, el número había ascendido a 24, pero William de Morgan, el artesano encargado de realizarlas, dejó su empleo para empezar una carrera como novelista. Tras este hecho, y ante la imposibilidad de encontrar un ceramista de garantías, Mary Watts perdió la ilusión por el proyecto y abandonó.

Desde entonces y hasta el año 1931, se colocarían otras 29 placas de manera esporádica y que dejarían la cifra en 53. La gran mayoría, fueron dedicadas a agentes de la policía londinense. La última placa fue instalada 78 años después, es decir, en el año 2009, en memoria de Leigh Pitt, un hombre de 30 años y que murió ahogado tras salvar a un niño que había caído a las aguas del Támesis. Su nombre e historia fueron propuestos por sus amigos y familiares a la Diócesis de Londres que, tras pensárselo durante más de año y medio, aceptó a regañadientes. Vamos, que tampoco es que pongan mucho empeño en acabar el monumento de una vez por todas.

Echando un vistazo a las distintas placas, nos encontramos con historias de todo tipo, desde aquel que salvó las vidas de seis personas dentro de una casa en llamas, hasta el niño que aupó a su amigo para que respirase mientras el se hundía en el río. De todos esos nombres, uno puede resultar familiar a algunos. Bueno, dos, ya que el creador George Watts también tiene su pequeña dedicatoria, en este caso en forma de escultura. El otro nombre es el de Alice Ayres, una enfermera londinense que salvó a tres niños de morir incinerados en una casa en Union Street, y cuyo nombre fue adoptado por la actriz Natalie Portman para su papel en la película Closer, de la que algunas escenas fueron así mismo rodadas en Postman´s Park, un parque que podría ser cualquier otro, de no ser por su monumento inacabado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s