Ibiza, Isla de Wight y… Eel Pie Island

La relación de esta ciudad con la música, es algo que nunca deja de sorprenderme, ya que hasta el rincón más pequeño, guarda una estrecha relación con la historia musical londinense.

Y es que el otro día, dando un paseo por la maravilla que es Richmond (para el que no lo conozca, es un distrito al suroeste de Londres y una visita más que recomendada) llegue así, de casualidad, a toparme con una isla en medio del río llamada Eel Pie Island, a la cual se accedía únicamente mediante una pasarela sobre el Támesis.

Vistas de la isla desde el otro lado del río

Cruzar esa pasarela ha sido una de las experiencias más extrañas que he vivido últimamente en la ciudad. Una vez al otro lado, parecía estar en otro mundo: casitas pequeñas, de colores, recuerdos de otra época (me sorprendió bastante un letrero de la cadena de tiendas HMV, el cual parecía bastante antiguo) y sobre todo una quietud que se lo comía todo. Sinceramente, me hubiera quedado allí a vivir. O a morir, según se mire.

El caso es que una vez abandonada la isla, quise saber más sobre la historia de la misma. Y es aquí cuando llegó mi sorpresa.

Resulta que en otros tiempos, este pequeño islote en medio del Támesis fue una especie de Ibiza sesentera. Y todo gracias a la existencia de un hotel llamado, como no, Eel Pie Hotel.

Dicho hotel, en pie desde el siglo XIX, ya era famoso por los bailes de salón que organizaba durante las décadas de los 20 y los 30. Varios años antes, incluso Charles Dickens se había desplazado hasta el sitio para saborear la cerveza que tanto le gustaba.

Sin embargo, sería con la llegada de los años 50, y gracias a las sesiones de jazz llevadas a cabo en el hotel por el trompetista Brian Rutland, que la historia y fisonomía de la isla cambiarían para siempre.

Según una entrevista al crítico de jazz George Melly, retransmitida por BBC Radio 4 en 2007, éste nos cuenta como la isla pasó a ser un foco de expresión artística y creativa, atrayendo a bohemios, músicos y demás de todas partes, que además convirtieron la isla en una especie de Sodoma y Gomorra. Según palabras del propio Melly: “la isla era conocida por el sexo. Era muy difícil no echar un polvo en Eel Pie Island” .

De todas formas, las noches de jazz del Eel Pie Hotel no fueron sino el pistoletazo de salida para toda la sucesión de eventos que llegarían a continuación.

Y es que poco a poco, según la llama del jazz se fue apagando, y, tras un cambio de manos en la dirección del hotel, el nuevo manager, Arthur Chisnall, comenzó a promocionar los nuevos ritmos que empezaban a pegar fuerte en las islas.

Ésta fue sin duda la época dorada de Eel Pie Island, y, más en concreto, del Eel Pie Hotel, cuando por sus salones pasaron bandas tan míticas como los Stones, Pink Floyd, David Bowie o The Who, quienes actuaron más de una vez y declararon estar enamorados de la isla y su ambiente. También se dejaban ver de vez en cuando gente como Rod Stewart (éste más por las fiestas que actuando en sí, aunque también realizó un par de bolos) o Eric Clapton.

Todo este panorama atrajo a la isla a multitud de hippies y mods llegados de cualquier rincón del planeta y que establecieron la que en 1970 era la mayor comunidad hippie del Reino Unido. Aunque no solo de hippies se alimentaba la comuna, ya que por aquí pasó lo mejor de cada casa: camellos, drogadictos, poetas, ciclistas, niños que se escapaban del colegio, niñeras, filósofos, ladronzuelos…Incluso se comenta que abrieron una habitación del sexo donde se realizaban orgías de manera frecuente.

Sin embargo, todo este libertinaje llegó a su fin en 1971, cuando un misterioso incendio arrasó el hotel y se llevó consigo todo un legado musical que colocó a esta pequeña isla en medio del Támesis en los mapas de medio mundo.

A día de hoy, ni que decir tiene que la situación se ha tranquilizado bastante, y solo un estudio de grabación sobrevive en medio de la pequeña comunidad habitada por una mezcla de jubilados y artistas.

Sin duda una visita que merece la pena siempre que se vaya a Richmond, ya que espero que nadie se desplace hasta allí solo por ver la isla, que en definitiva no tiene más aliciente que el disfrutar de la paz reinante y echar un ojo a las curiosas viviendas. Personalmente, os recomiendo que alquiléis una bici (si es que no tenéis la vuestra propia) en la tienda que se encuentra junto al río en Richmond, y os bajéis hasta la isla con ella, ya que el paseo junto al Támesis es ya de por si bastante agradable.

3 Respuestas a “Ibiza, Isla de Wight y… Eel Pie Island

  1. Como siempre, geniales tus posts.

    • Muchas gracias, me alegro de que te gusten. Aprovecho para comentar que, debido a que he estado algo ocupado últimamente, no he podido postear tanto como me hubiera gustado. Además, a partir de mañana estaré de vacaciones con lo que no creo que pueda publicar nada nuevo hasta la segunda semana de Agosto, pero que nadie se crea que he desaparecido porque para entonces volveré lleno de energía y con un montón de sitios e historias nuevas!!

  2. Francisco pero no es Richmond, esa zona pertenece a twickenham

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s