Scooterworks café: de taller a cafetería vintage

En los alrededores de la estación de Waterloo se encuentra uno de esos rincones que merece la pena visitar al menos una vez, ya sea por su encanto o porque cada vez es más difícil ver sitios así en lugares tan céntricos.

El lugar en cuestión se llama Scooterworks café, una cafetería decorada con multitud de objetos entre los que destacan las distintas partes que componen una scooter, en este caso, quizá la más famosa del planeta: la Vespa. Sin embargo, esta cafetería con aroma vintage, no siempre tuvo esta apariencia. Y es que en apenas dieciséis años de vida, este local del sur de Londres ha pasado de ser un taller de motocicletas a lo que es hoy, un centro de reunión donde por donde se pasean artistas o trabajadores de la zona.

Inaugurado hace más de tres lustros por un neozelandés llamado Craig O’Dwyer, y con el nombre de Scooterworks Ltd., el sitio no era sino un taller de reparación de motocicletas. Todo cambió tras la decisión de servir café a los clientes mientras esperaban. Un café de tan buena calidad que en seguida alcanzó la fama suficiente como para que la gente viniera de fuera a probarlo.

Con el tiempo, el café ganó tanta popularidad que llegó a ensombrecer al negocio principal, el taller de motos, por lo que su dueño decidió reubicar el garaje un par de millas más al este, en Bermondsey, y dejar así el local de Waterloo como cafetería única y exclusivamente.

A día de hoy la cafetería sigue ganando adeptos que se acercan a curiosear entre la multitud objetos expuestos o a tomarse un café mientras juguetean con el gato que suele pasearse por allí, cuyo nombre desconozco, pero que es un asiduo desde hace tiempo, además de muy querido por la parroquia. Para todo aquel que quiera ser uno más, la dirección es 132 Lower Marsh Street, y abre todos los días desde las 8:30 hasta las 11 de la noche, excepto Viernes y Sábados que cierra a las 12. Su día de descanso es el Domingo.

Como añadido, y para los que desconozcan la zona, os recomiendo que os paséis por el pasadizo de Leake Street, también conocido como el túnel de Banksy, y que se encuentra a escasos metros de la entrada del café. Se trata de un túnel lleno de graffitis (por lo visto dentro del túnel son legales) y que se hizo famoso hace años tras una exposición realizada por Banksy. Aunque a día de hoy sigue sorprendiendo a todo el que lo visita por primera vez, con los años ha ido perdiendo muchas de sus mejores piezas, algunas del propio Banksy, ya que otros han pintado encima. Pese a todo, sigue siendo un mural gigante donde se expresan numerosos artistas callejeros. Aquí os dejo un video de cómo se veía el túnel hace unos años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s