Luces, sombras y espejos

De cuando en cuando y por razones que no voy a precisar aquí, pero que están estrechamente relacionadas con la empresa para la que trabajo, tengo la oportunidad de asistir a la noche inaugural de numerosas exhibiciones de arte en la ciudad de Londres, para así codearme con lo más granado de la galaxia artística londinense (marchantes, coleccionistas, artistas…).

No es que sea mi ambiente, y la verdad, para ser sincero, la mayoría de las veces voy para tomarme una (o dos) copa de vino a la salud de la galería, que las ofrece de manera gratuita entre los asistentes.

Sin embargo, en alguna ocasión, tengo que reconocer que mi asistencia ha merecido la pena. Éste fue el caso de la inauguración a la que asistí hace dos semanas en la sala de All Visual Arts en el número 2 de Omega Place, junto a la estación de King’s Cross.

Se trata de la exposición del ya fallecido artista francés Charles Matton, quien cultivó numerosas disciplinas a lo largo de los años, destacando sus facetas como escultor, pintor y maquetista.

Y es esta última la que me sorprendió más gratamente, ya que entre los objetos expuestos en dicha exhibición, se encuentran distintas maquetas realizadas por el artista desde el año 1985, algunas de ellas nunca expuestas con anterioridad.

En ellas, Charles Matton recrea con minuciosidad y al detalle, estancias visitadas por su persona a lo largo de los años, como pueden ser bibliotecas, áticos y habitaciones de hotel, todo ello junto a un juego de luces, sombras y espejos que te mantiene pegado al cristal un buen rato intentando desvelar cómo narices consigue dar tanta profundidad y realismo a sus creaciones.

Personalmente, lo de la luz en el mundo del arte es algo que me atrae bastante. Por ejemplo, y como mostraba una de las maquetas, una luz anaranjada, incandescente, como si del último atardecer de la historia se tratase y que se cuela a través de unas cortinas, penetrando en una habitación completamente diáfana, me transportó, por alguna razón que se me escapa, a mi infancia más temprana.

Así mismo, una luz mucho más clara, blanquecina y cegadora, inundando una estancia bien amueblada y con las ventanas abiertas por donde casi sentía entrar la brisa veraniega, me transportó a los largos veranos de mi juventud, tirado en mi cama esperando a que llegase la noche, se fuese el calor y así poder salir a la calle con mis amigos.

Como siempre en el mundo del arte, lo de los sentimientos es personal, pero si alguien quiere disfrutar de las distintas sensaciones que Charles Matton plantea, o simplemente sentir el impulso de romper el cristal e introducirse dentro de alguna de las maquetas, pasaos por el salón de All Visual Arts en Caledonian Road (a 100 metros de la estación de King’s Cross) y disfrutad de esta exhibición completamente gratuita. Además, y para el que le interese, quedaos con la dirección, ya que esta sala suele exponer una vez al mes, no costando el acceso a la misma ni una mísera libra.

All Visual Arts
2 Omega Place
Londres N1 9DR
Abierto de Martes a Domingo de 10 a 6 de la tarde.
http://allvisualarts.org/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s