Un paseo musical por Londres I: de Brixton al Soho

Londres y la música. Creo que ya lo he comentado muchas otras veces, pero nunca está de más. Y es que esta ciudad,  sin desmerecer a muchas otras grandes ciudades, merece un lugar privilegiado en la historia de la música, tras ser el lugar de nacimiento o residencia de numerosos artistas y servir de inspiración a tantos otros.

En el artículo de hoy quiero hacer algo un poco diferente. Dado que la empresa para la que escribo se encarga de realizar tours a medida por la capital, con diferentes actividades elegidas por el cliente, hoy me voy a poner en la piel de uno de esos trabajadores y voy a crear un tour a la vez que me doy un paseo por Londres repasando artistas, lugares y canciones que ya forman parte de la historia de la música en Londres. Antes de comenzar, solo quiero decir que pese a que detrás de este artículo hay un trabajo relativamente exhaustivo de búsqueda, por motivos de espacio, tiempo y casi diría yo que sentido común, no es posible dar cabida a todas las bandas posibles, por lo que pido perdón de antemano a los posibles fans si me dejo alguna en el tintero. Intentaré no obstante tocar distintos estilos musicales. También, y precisamente por motivos de espacio, he tenido que dividir el artículo en dos partes las cuales publicaré en distintos días. Eso, y una promesa: no mencionar el London Calling de The Clash, que ya está bastante trillado. Que lo disfrutéis.

·Mi tour musical por Londres empezaría en la zona sur, en el barrio de Brixton. Este controvertido barrio, con la mala fama por bandera, vio dar sus primeros pasos hace nada menos que 64 años a uno de los adalides de la escena musical londinense: David Bowie. Sin embargo, el barrio es mucho más conocido por las revueltas que tuvieron lugar en los 80 así como por las incontables casas okupadas durante los 70, escenario descrito perfectamente por la mítica canción de The Clash, “Guns of Brixton”.


Siguiendo hacia el norte, no muy lejos del barrio de Brixton, se encuentra la estación de Elephant and Castle, cerca de la cual encontramos el club Ministry of Sound, uno de los primeros en traer el house americano al viejo continente. Y hablando de música electrónica, no podemos pasar nuestro tour musical por la ciudad sin hablar de los Chemical Brothers. La dupla formada por Tom Rowlands y Ed Simmons  ha sido una de las que mejor ha repasado la geografía londinense a través de sus famosos videos. En ellos podemos ver lugares como el museo de historia natural (Hey Boy, Hey Girl) o el ya desaparecido teatro Astoria con la torre de Centre Point de fondo (Midnight Madness). En éste que posteo debajo, se ve a su protagonista en Tottenham Court Road, la estación de metro Maida Vale, subido a un autobús en Oxford Street, saliendo de la estación de Goodge Street o junto al edificio de ventanas triangulares de Henrietta Place (junto a Oxford Street), justo al final del video.


Aunque si lo que queremos es un repaso a lo mejorcito de Londres a través de las letras de una canción, quizá lo mejor será darle al play y escuchar esta pieza de la banda de Camden Madness, más conocida por temas como “It must be love” o “Our house”.

Siguiendo nuestro camino hacia el norte, pero desviándonos ligeramente al oeste, encontramos una de las localizaciones más míticas de la capital del Támesis. Se trata de la central eléctrica de Battersea, la cual se puede ver claramente desde el tren que nos lleva desde el aeropuerto de Gatwick a Victoria, y que además fue retratada en la portada del álbum “Animals” publicado en el año 77 por Pink Floyd.

Portada del album "Animals" de Pink Floyd

Tras esto, y cruzar el río, ya estamos en la mitad norte de la ciudad. Victoria nos recibirá con muchos teatros, y es que nos encontramos en el límite sur de la zona conocida como West End o Theatreland. Y precisamente a las chicas de este distrito está dedicada la canción que lanzó a la fama a los Pet Shop Boys, quienes a partir de entonces serían conocidos como los chicos del West End.

Desde aquí hacia el oeste, una de las zonas más exclusivas de la ciudad. Es por ello que si bien no encontramos una fuente de inspiración clara para los artistas, los más afortunados la eligieron como su lugar de residencia. Así tenemos Cheyne Walk, una calle del barrio de Chelsea, donde se alojaron Mick Jagger o Keith Richards o el tan visitado número 1 de Logan Place, en Earl´s Court, donde residió durante muchos años Freddie Mercury. Y no hay que olvidar que en ese mismo barrio de Chelsea se encuentra la mítica King’s Road, la calle donde se empezó a desarrollar el movimiento punk con la boutique de nombre SEX, propiedad de Vivienne Westwood y Malcolm McLaren (agente de los Sex Pistols), como lugar de reunión de artistas y representantes.

Siguiendo con nuestro camino rumbo al norte, nos adentramos de lleno en el corazón comercial de la ciudad: Oxford Circus. A escasos metros, de este famoso cruce de calles, se encuentra la que en su día fue piedra angular del movimiento mod, Carnaby Street, en cuyos aledaños ofrecieron los Rolling Stones su primer concierto. Al otro lado de Regent Street, la avenida paralela a Carnaby Street, avistamos un pequeño callejón de nombre Heddon Street. Los años no perdonan y Heddon Street se muestra irreconocible desde entonces, pero lo cierto es que fue aquí donde, en 1972, David Bowie y el fotógrafo Brian Ward crearon la portada de uno de los discos más representativos del cantante londinense “The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”.

David Bowie "in style": Ziggy Stardust

Dejándonos caer cuesta abajo por Regent Street, llegamos a la famosa plaza de Piccadilly Circus. Desde aquí podríamos coger la línea Bakerloo que nos llevaría a otros destinos musicales como pueden ser Baker Street (“Baker Street”- Gerry Rafferty) o Warwick Avenue (“Warwick Avenue” – Duffy). Incluso podemos hacer transbordo en la misma Baker Street y dirigirnos a St. John’s Wood, donde se encuentra el paso de cebra más famoso del mundo, el de Abbey Road, el que da nombre y forma parte de la portada del onceavo disco de los Beatles.

Sin embargo preferimos seguir nuestro camino por las calles del Soho londinense. Subiendo por Shaftesbury Avenue y girando a la derecha por Rupert Street, llegaremos a una calle donde habitualmente se celebra un mercadillo, de nombre Berwick Street. Puede que nos suene, y no es para menos. Aquí se tomó la fotografía que terminó siendo la portada del celebérrimo disco de Oasis “What’s the story morning glory?”.

Callejeando por el Soho, vamos a parar a uno de sus locales más míticos: Bar Italia en Frith Street, donde en 1926, y por primera vez en la historia, John L. Baird hizo una demostración pública de su invento, la televisión. La banda de Sheffield Pulp, con Jarvis Cocker a la cabeza, le dedicó una canción.

Nuestra jornada va tocando a su fin, y ya que la cosa va de “tocar”, ¿Por qué  no darse un garbeo por la calle de la música, Denmark Street, y echar un ojo y por qué no, probar alguno de los instrumentos que allí se venden? Tras esto, abandonamos la calle y nos dirigimos hacia el norte. Mañana tocará Camden, el norte, y el este de la ciudad. De momento, desenfundamos nuestros auriculares, encendemos nuestros mp3 y decimos adiós a este día con un tema que, si bien nada tiene que ver con la capital inglesa en su versión original salvo que fue producido por David Bowie (Lou Reed es neoyorquino), esta versión realizada por la BBC, nos ofrece la participación de numerosos artistas de la ciudad, como el propio Bowie, Elton John, Brett Anderson (Suede), Skye Edwards (Morcheeba) o Shane MacGowan (The Pogues). Hasta mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s