Londres y la mafia

Desde finales del siglo XIX, la historia de numerosos barrios londinenses ha estado ligada durante muchos años a distintas asociaciones de mafiosos que practicaban delitos como la extorsión, el fraude, la falsificación de divisa o las peleas ilegales y que se lucraban con negocios relacionados con el mercado de las armas o el sexo.

Muchas de estas asociaciones, auténticas familias con una herencia de varios años en el mundo de la mafia, gobernaron en sus respectivos distritos siendo temidos y respetados por vecinos e incluso autoridades.

Así, durante los años 60 y 70, el sur fue gobernado por una banda conocida como los Richardsons, apellido que correspondía a los líderes, Charlie y Eddie, dos hermanos que se “dedicaban” al negocio de la chatarra.

Algunas décadas antes de la llegada de los Richardsons al panorama londinense, el Soho era sin duda la zona de mayor actividad para los mafiosos, involucrados todos ellos en el negocio de la explotación sexual y el proxenetismo, ya que por aquel entonces las calles al norte de Shaftesbury Avenue y Piccadilly estaban inundadas de burdeles y prostitutas. La mayoría de los integrantes de las distintas bandas en aquellos días, era de origen extranjero. Como por ejemplo, Eddie Manning, un jamaicano que regentaba un prostíbulo junto a su novia griega o incluso un español, Juan Antonio Castañar, socio del anterior y propietario de una escuela de baile en donde curiosamente se bailó el tango por primera vez en las islas.

Años más tarde, durante los años 30 y 40, la familia Messina, compuesta por cinco hermanos de origen italiano, fue la encargada de recoger el testigo. Y es que las mafias italianas (sobre todo la siciliana) también han tenido su cuota de protagonismo en la ciudad de Londres. Impactante fue la imagen con la que se despertó la capital en la mañana del 18 de Junio de 1982 cuando Roberto Calvi, un banquero italiano, fue encontrado colgando del puente de Blackfriars con ladrillos en los bolsillos y con la cartera rebosante de dinero. Vamos, como si esto fuera Chicago en los años 20. Se cree que el bueno de Calvi habría pedido dinero a la mafia para intentar salvar el Banco Ambrosiano de la ruina, del cual era el presidente, y nunca lo pudo devolver.

Sin embargo, de todas las mafias, hubo una que sobresalió por encima del resto: los gemelos Kray. Nacidos en el barrio de Hoxton , Ronnie y Reggie, pues así se llamaban, empezaron a despuntar ya desde bien jovencitos, siendo líderes de distintas bandas a lo largo de su juventud, y convirtiéndose en excelentes boxeadores. Una vez alcanzaron la madurez, los Kray adquirieron un club de billar dejado de la mano de Dios en Mile End, y lo convirtieron en la que sería sede de su banda.

The Kray twins: Reggie (izq) y Ronnie (der)

Pronto juntaron un pequeño “ejército”, y comenzaron a extender su influencia por todos los barrios del este, frecuentando pubs y locales de dudoso perfil donde eran conocidos tanto por los publicans como por los locals. Con el tiempo expandieron su imperio a otras zonas de Londres, regentando clubes en Knightsbridge o el West End. Como Reggie dijo una vez: “Carnaby Street domina la moda;los Beatles y Rolling dominan la música; y los Kray dominan en Londres”. Afirmaciones como esta, y el hecho de que se estuvieran haciendo con el control de la ciudad, les llevó a enfrentarse en varias ocasiones con su banda rival, los Richardsons, que intentaban expandirse al norte del rio.

De esta rivalidad surgieron un buen puñado de episodios que acabaron con algún integrante de ambas bandas en caja de pino.  Tal fue el caso de George Cornell. Cornell, integrante de los Richardsons, estaba en el punto de mira de los Kray desde hacía años ya que estos creían que era quien estaba detrás de la muerte de su primo, Dickie Hart. Además, en una ocasión, llamó a Ronnie “gordo maricón”, siendo la homosexualidad de Ronnie algo sabido por todo el mundo. Así, en la tarde del 9 de Abril de 1966, Ronnie, quien había recibido un chivatazo de que Cornell se encontraba en el Blind Beggar pub, se presentó en el local y sin mediar palabra descerrajó tres tiros sobre el mafioso acabando con su vida en el acto. Hasta hace algo más de diez años, el pub todavía conservaba las marcas de disparos en el techo.  Aunque aquel día el pub se encontraba lleno de testigos, ninguno se atrevió a identificar a Ronnie como el culpable cuando fueron interrogados por la policía.

Imagen actual del Blind Beggar

Con los años, y especialmente tras el asesinato de otro mafioso llamado MacVitie, y del cual nunca se encontró el cuerpo, las autoridades decidieron poner fin al imperio de los Kray. Para ello, fueron detenidos y puestos bajo custodia con la esperanza de que, durante el tiempo que estuvieran encerrados, los posibles testigos de sus asesinatos perdiesen el miedo a declarar. Y así fue. Un gran número de testigos, incluido el barman del Blind Beggar, acudieron a declarar. Finalmente los Kray fueron  puestos a la sombra y tras 28 y 30 años entre rejas respectivamente, Ronnie Kray falleció de un infarto en 1995 y Reggie Kray en Septiembre de 2000, poniendo así punto y final a la última gran banda organizada en la ciudad de Londres.

Una respuesta a “Londres y la mafia

  1. Pingback: Londres y la mafia | Noticias - d2.com.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s