Los orígenes del Black Cab

 Los términos ciudad y transporte, han ido siempre de la mano desde tiempo inmemorial, o más bien, desde que las primeras se expandieron de tal manera, que fue necesario el desarrollo de distintos medios de desplazamiento que de alguna manera acortasen las distancias y los tiempos que se tardaba en recorrerlas. Lo del transporte público ya vendría más tarde, cuando los ayuntamientos crearon redes de transporte con servicios regulares y con precios al alcance de todos (o casi). Sin embargo hasta entonces, solo los más pudientes, que eran los menos, se podían permitir el cruzar la ciudad de cabo a rabo, o, ya centrándonos en el caso de la ciudad de Londres, cruzar el Támesis rápidamente en una de las docenas de embarcaciones que se apostaban en las orillas del río y que al grito de “Oars!”, acudían prestas a realizar un servicio que solía costar de media unos 6 chelines.

Mucho han cambiado las cosas y a día de hoy, no hay ciudad en el mundo que no cuente con una extensa red de transporte público, ya sean autobuses, tranvías, trenes o el tan popular metro. Distintos medios de transporte que por otra parte, y en muchos casos, se han convertido en un atractivo turístico más de la ciudad en cuestión. Y si no que se lo pregunten a los que visitan Venecia, a ver quién no ha tenido como mínimo la intención de subirse a una góndola. ¿Y qué me decís de los tranvías en ciudades como Lisboa o San Francisco? ¿Y los populares taxis de Nueva York? ¡Pero si hasta en Mijas, una ciudad de Málaga, el medio de transporte más popular y principal atractivo turístico son los burrotaxis, una especie de carrozas tiradas por burros!

En fin, de todo hay en la viña del Señor, y Londres no es una excepción. Empezando por la red de metro, un símbolo de la ciudad y cuyo diseño ha inspirado innumerables souvenirs. O por ejemplo los autobuses de dos plantas, los cuales, aunque no son exclusivos de la ciudad de Londres, casi siempre son asociados con la misma. Y al final de la lista, pero no menos importantes, encontramos los famosos black cabs de Londres, es decir, los taxis de la capital con ese diseño tan particular.

Y es de la historia de estos últimos de lo que quiero hablar hoy, aunque para eso habrá que remontarse a los tiempos de Isabel I de Inglaterra, allá por el siglo XVI. Por aquel entonces, las dimensiones de la ciudad hacían que todavía fuera posible el recorrerla a pie, así que solo aquellos que contaban con más recursos, se podían permitir el tener su propio carruaje para desplazamientos. Sin embargo, en el año 1600, el Lord Mayor (el alcalde de la City of London) prohibió los espectáculos teatrales en la City, por lo que las compañías se movieron a las poblaciones de alrededor, más en concreto a Shoreditch y Southwark. Fue en este momento, en el que la gente empezó a desplazarse al exterior, cuando se empezaron a desarrollar los precursores de los taxis londinenses: los hackney coaches. Para aquel que no lo sepa, aún a día de hoy los taxis londinenses son denominados oficialmente hackney carriages. El término “hackney” proviene del vocablo francés “haqueneé”, que define a un caballo de alquiler.

Imagen (algo borrosa) de uno de los primeros Hackney coaches

El negocio de los hackney coaches se desarrolló a una velocidad mareante, tanto es así, que en apenas 50 años el consistorio londinense emitió una orden mediante la cual se instaba a los conductores de estos desfasados taxis a sacarse una licencia, lo cual permitiría al ayuntamiento regular una industria que empezaba a escaparse a su control. La primera licencia fue expedida alrededor del año 1660 y para el año 1711 ya se contaban más de 800 licencias solo en la City. Estas costaban 5 peniques por semana, y solo algunas permitían al titular circular durante los Domingos.

Por aquel entonces, y ya hablamos del siglo XVIII, una carrera desde Westminster hasta St. Paul nos costaría unos 18 chelines, mientras que desplazarnos desde Gray’s Inn (detrás de Chancery Lane) hasta el teatro Sadler’s Wells nos saldría por apenas un chelín.

Sin embargo, aunque cada vez más numerosos, los hackney coaches no gozaban de muy buena fama. Primero, porque la mayoría de las veces se encontraban en un estado deplorable, siendo temidos como foco de infecciones. Y segundo, porque habían hecho que el tráfico en la ciudad se volviese caótico, ruidoso y por lo general una pesadilla para el resto de conductores y transeúntes. Con este vídeo nos podemos hacer una idea del caos circulatorio imperante en el Londres de hace un par de siglos.

El siglo XIX trajo consigo ciertas mejoras, al menos en lo que al aspecto de los carruajes se refiere. Por ejemplo, en el año 1823 se introdujo en las calles londinenses un nuevo modelo importado desde Francia llamado Cabriolet, y que rápidamente se volvió bastante popular por su diseño y rapidez. Es de este término francés del que deriva la palabra “cab”, el término más usado en nuestros días.

No sería hasta principios del siglo XX que los londinenses verían circular por sus calles los primeros black cabs a motor. Desde entonces, más de 50 modelos distintos han transportado a londinenses y turistas por las calles de la ciudad hasta nuestros días, en los que el modelo TX4 es sin duda el más abundante. Muchos de ellos, además, mostrando en su exterior publicidad de lo más variopinta.

Por lo tanto, un medio de transporte que, y como el resto, se ha mostrado siempre en continua evolución, además de ser parte inherente de la historia de la ciudad. Y ya que hablamos de medios de transporte y evolución, no hay que olvidar que en apenas dos meses, veremos circular por las calles de Londres el nuevo modelo de autobús de dos plantas. Con un diseño bastante moderno, estos nuevos autobuses rendirán su pequeño homenaje al Routemaster original, dejando para eso la parte trasera abierta como se estilaba hace unos 40 años. Aquí os dejo un enlace como adelanto de lo que veremos circulando a partir de Enero.

New Bus for London

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s